Alto Riesgo

COPRODELI durante la crisis humanitaria que enfrentamos por la Covid 19, esta acompañando integralmente a las personas en alto riesgo, en la construcción de su Proyecto de Vida, a través de clubs de autoayuda. Cada persona apoyada desde su club trabaja por  recomponer sus relaciones familiares, practicar estilos de vida saludables, conseguir autonomía económica, ejercer sus derechos y ser corresponsable socialmente en su comunidad a través de un voluntariado local, de esta manera conseguiremos el ejercicio pleno de sus derechos de cada persona y que de gusto vivir en nuestros barrios.

 Nuestros clubs de autoayuda son:

  1. PRO MUJER, para madres solteras que sufren violencia y no cuentan con el apoyo de sus familiares.
  2. PERSONAS CON DISCAPACIDAD, motora, sensorial, intelectual, mental.
  3. ANCIANOS DESAMPARADOS, mayores de 65 años que viven en extrema pobreza y en abandono físico y/o moral.
  4. FAMILIAS POBRES, que tienen un ingreso familiar mensual igual o menor de S/200 soles por persona.
  5. MIGRANTES, que viven en extrema pobreza.

La intervención en los clubs de autoayuda continuara durante el 2021, ya que se ha ido evidenciando un compromiso por parte de los beneficiarios de cada club por participar activamente en la ejecución de su proyecto de vida.

Contáctanos:

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

 

Hoy se inagura el comedor solidario "Santo Domingo Savio" en el AA.HH. Tiwinza de Sarita Colonia en el Callao.

La emergencia sanitaria trajo como consecuencia una crisis humanitaria para las personas que viven en nuestros barrios, muchos quedaron sin sustento económico, por tanto COPRODELI creo los comedores solidarios para la población del ex fundo San Agustín como madres solteras, familias con personas con discapacidad, ancianos desamparados, migrantes y familias pobres, es decir los mas pobres entre los pobres.

En total atendemos 150 raciones diarias, de lunes a viernes desde las 12 del medio dia tienen un almuerzo solidario con colaboración de S/1.00 (esta subsidiado) ofreciendo el alimento más importante del día y siendo un desayuno nutritivo.

Este comedor fue realizado en conjunto con el Obisbado Castrense.

COPRODELI Pro mujer, Clubs en donde se reúnen más de 600 mujeres en situación vulnerable, de extrema pobreza y con problemas de violencia familiar. Se les brinda un espacio en el que reciben apoyo espiritual, emocional y humano para salir adelante y enfrentar los problemas que les aquejan.

Pro mujer tiene como objetivos reconstruir en la mujer su dimensión de salud y derechos, familiar espiritual y económico-productiva, y para lograr que nuestros objetivos se vuelva realidad tenemos en marcha, a la fecha, 22 clubes de autoayuda situados en las zonas más riesgosas del Callao: Zona Sur, Ex fundo, Gambetta y Pachacútec.

"El mundo ha logrado avances sin precedentes, pero ningún país ha alcanzado la igualdad de género".

La igualdad entre los hombres y las mujeres es cuestión de derechos humanos y una condición para la justicia social y también es un requisito necesario y fundamental para lograr la igualdad, el desarrollo y la paz sin distinción ni discriminación.

Seguimos y seguiremos trabajando porque queremos mejorar nuestros barrios, nuestro Callao. Estamos de lleno, con cabeza y corazón en esta tarea.

Este es la historia de la mama de Hermelinda, una anciana de 75 años que fue diagnosticada con COVID19. Hermelinda se contactó con Coprodeli el 17 de junio, para esa fecha, ya se le habían muerto por COVID un sobrino que vivía con ella de 25 años y su papa de 78 años, su mama tenia nivel de saturación de oxigeno de 30% (un nivel muy crítico y al borde de la muerte).

Hermelinda había dado de garantía de 3,000 soles y pagaba 70 soles diarios de alquiler por un balón vacío en algún lugar. La noche del 17 de junio, Coprodeli le entrego un balón lleno de oxígeno que nos habían devuelto otro paciente.

Pasados 3 días, se le llamo para la devolución del balón, pero no lo devolvió, comentando que su mamá estaba muy mal y entre lagrimaos pidió que por favor se le dejara el balón por una semana más.

La segunda semana se lo volvió a pedir y ahí es donde nos contó lo del alquiler y la garantía que había dado y al día siguiente nos dice que mejor alquilaba el concentrador, pero luego nos dijo que no le valía porque solo llegaba al nivel 5 y que le dejara el balón unos días más.

Nos dimos cuenta después que ni había devuelto el balón ni el concentrador y se le llamo muy preocupado y fue ahí que nos contó que efectivamente iba a devolver el concentrador, pero que le había colocado el concentrador por la nariz, tal como le indicó el Padre Martín y a la vez le dejó el balón por la boca, dándose cuenta que la saturación subía rápidamente y por eso decidió aplicarle los dos al mismo tiempo.

Por la alta demanda, nunca pudo conseguir un médico y se guio por lo que veía en la televisión y la ayuda de una enfermera, además le dio azitromicina, Ivermectina y dexametasona.

La abuelita estaba desahuciada y la enfermera le dijo que ya la dejara morir tranquila; la abuelita gritaba como loca, decía palabrotas, maldecía etc. Lo que nunca antes había hecho. Sin embargo, Hermelinda se aferró a la esperanza, nos contó que lloraba a gritos de rodillas con sus hermanas pidiendo a Dios por su mamita y Dios la escuchó.

La abuelita ya satura 93, ha comido su sopita de quinua con verduras y ya puede sentarse y hoy recién, han devuelto el balón. ¡Felicidades!!

 

"La discapacidad se puede expresar como física, visual o intelectual."

 Personas con discapacidad, “aquella que tiene una o más discapacidades físicas, sensoriales, mentales o intelectuales de carácter permanente que, al interactuar con diversas barreras actitudinales y del entorno, no ejerza o pueda verse impedida en el ejercicio de sus derechos y su inclusión plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones que las demás” (artículo 2, Ley N° 29973 Ley General de la Persona con Discapacidad); el problema no radica en la persona, sino en las barreras que pone o que no remueve la sociedad y la solución tiene que generarse al interior de ésta última, propiciándose la inclusión por medio de la igualdad de oportunidades.

"Hay muy pocas empresas en el país que están contratando a personas con discapacidad, sin embargo, hay algunas que ya se encuentran en ese camino”.

 Las personas con discapacidad ¡SON PERSONAS!, con iguales derechos que nosotros y debemos darles las facilidades para que puedan ejercerlos y aportar a la sociedad. En Perú hay unos 3 millones, en Callao unos 300.000; todos tenemos algún familiar y debemos apoyarlos para ser insertados en el ámbito laboral.

 

 

COPRODELI MOVIES, MUSIC, PODCAST

SOBRE NOSOTROS

NUESTROS COLEGIOS

GALERÍA DE FOTOS